Formar a futuros podólogos, realidad de un sueño

Por Elizabeth Martínez Izquierdo

La formación integral de las nuevas generaciones siempre estuvo presente como vocación en Yaima Pupo Puey, quien desde muy pequeña anhelaba  ser maestra.

Impartir clases a sus muñecas y títeres fue muy fácil, pero hoy la parte docente es mucho más difícil, porque  preparar a los futuros podólogos en el amor a la profesión y la asistencia médica necesita de la perseverancia y el esfuerzo de los educadores.

Periodista: ¿Por qué la especialidad de podología?

Yaima Pupo: “Me encanta ocuparme de las personas, trasmitirles mi energía positiva, ayudarlas y oír sus vivencias. Situarme frente a la pizarra y explicarles a los estudiantes métodos y formas de trabajar con las extremidades inferiores de personas con diabetes o de algún adulto mayor aparentemente sano, constituye para mí una gran satisfacción”.

“Soy licenciada hace pocos años y laboro actualmente en la facultad de ciencias médicas de Diez de Octubre como metodóloga. También una vez por semana brindo asistencia en  policlínicos de esa localidad, fundamentalmente a las personas de la tercera edad”.

P: ¿Cuántos podólogos has formado?

YP: “Es una especialidad que aún está deprimida. En La Habana existen 90 licenciados y  75 técnicos. La demanda se incrementa por parte de la población y algunos de los  graduados muestran resistencia al trabajo con los pies”.

“En tal sentido los profesores fomentan  actividades con vistas a despertar la vocación en los alumnos,  la importancia de la relación paciente- técnico, cómo tratar a personas  mayores  y cuáles son  sus características”.

“Los podólogos en su preparación adquieren  conocimientos de la mayoría de las especialidades de la  salud, se nutren de los geriatras, de los clínicos y conocen del programa para este segmento poblacional”.

P: ¿Qué sientes frente a los pacientes?

YP: “El desempeño en una consulta es bien distinto al aula, hay que conocer las afecciones del enfermo y tratarlas con cuidado. Es una labor de mucho amor y minuciosidad ya que en ocasiones se puede provocar alguna Iatrogenia (daño producido por una droga, procedimiento médico o quirúrgico), afectando la salud del paciente, por estas razones es tan importante enseñarles a los educandos el buen trato, calidad en el servicio y amor a la profesión”.

P: ¿Por qué se incrementan las quejas de los usuarios en este servicio?

YP: “Existen irregularidades por el déficit de técnicos, medicamentos y materiales desechables que dificultad  la calidad requerida en el servicio”.

“En ocasiones faltan los bisturí, las soluciones para la prestación y estos problemas impiden el  desarrollo de una buena labor.”

“La verdadera razón de tanta desmotivación por parte de los estudiantes de podología, es la falta de conocimientos y de información  sobre la carrera. Los profesores conversan con los jóvenes sobre este perfil antes de realizar la matricula, pero no es suficiente”.

P: ¿Cuantos podólogos debe laborar en los policlínicos capitalinos?

YP: “En ocasiones existen hasta tres o cuatro podólogos en los centros asistenciales de la atención primaria de salud y ellos deben colegiar una estrategia o plan de trabajo para que algunos asistan a los hogares de ancianos, maternos y círculos de abuelos. Otros podólogos tendrán la tarea de asistir al terreno y a la labor comunitaria. En la actualidad se trazan acciones para satisfacer las necesidades de la población que aún es muy fuerte”.

“Mediante cursos de capacitación los profesionales se actualizan y ganan en cultura con la finalidad de realizar una mejor labor”.

P: Les toca a los profesores motivar a los  estudiantes  sobre la importancia de la especialidad y los beneficios para el paciente, así como el compromiso con la salud del enfermo y del propio sector.

Lo cierto es que mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, optimizar los servicios de podología y lograr acciones  seguros  en la prevención de amputaciones de los miembros inferiores, constituye propósito de los podólogos cubanos.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*