Archivo de la etiqueta: mosquito

Intensifican en La Habana acciones contra el Aedes Aegypti

Por Elizabeth Martínez Izquierdo

A consecuencia de las últimas precipitaciones y las altas temperatura que propician acelerar el ciclo biológico del mosquito del género Aedes Aegypti, se inician en La Habana acciones intensivas contra el vector.

La situación meteorológica ha provocado el incrementado de los índices de infestación en los 15 municipios y hasta la fecha no se ha demostrado trasmisión de la enfermedad del Dengue, explicó Leonel Valdez Gonzalez, subdirector del Centro de Higiene y Epidemiologia.

 Afirmo Valdez González, que existen casos aislados de febriles con vigilancia estricta por el médico y la enfermera de la familia.

Puntualizó que a partir del 6 de agosto, se desarrollarán acciones contra el insecto en todos los territorios, con mayor intencionalidad en el tratamiento focal en  ocho áreas de salud de cinco territorios.

Aseguró que los operarios de vectores trabajaran en las localidades de la Habana Vieja, Diez de Octubre, Cerro, Marianao y Guanabacoa, municipios con mayor índice de infestación por el mosquito.

Intensificar las labores de tratamiento extradomiciliario con equipos de alta productividad y  proponer dos tiros de fumigación aéreas en la capital, forman  parte de las tareas de higienización.

La Habana tiene hoy déficit de operarios de vectores, pero con los soldados del Ejército Juvenil del Trabajo se podrán realizar todas las acciones contra el peligroso insecto.

Se requiere de la participación activa de las familias ante la llegada del personal autorizado para estos fines y de la necesidad de acometer  el autofocal cada siete días, no solo en los hogares,  sino también en los centros de trabajo con las brigadas de autofocal laboral.

Aceptable situación epidemiológica en el habanero municipio Playa

Por Elizabeth Martínez izquierdo

La labor de la fuerza juvenil del trabajo ha sido decisiva en la campaña antivectorial del territorio de Playa. El apoyo de estos jóvenes y la cooperación de los habitantes que integran las nueve áreas de salud, permiten hoy, una situación epidemiológica aceptable, con índice de infestación de 0,2 al concluir el mes de mayo.

Es innegable la disciplina y el esfuerzo que realizan los  muchachos y las muchachas para  lograr disminuir los focos del mosquito Aedes Aegypti, explicaba satisfecho el doctor Gilberto  Molina Sánchez, director municipal de salud, en playa.

Periodista: ¿Cómo valora usted el trabajo de los operarios de vectores?

Gilberto Molina Sánchez: “Las actividades desarrolladas por los integrantes del Ejercito Juvenil del Trabajo (EJT), es muy beneficiosa a pesar de la poca experiencia que tienen en esta faena, han sido muy receptivos y cumplidores en  el tratamiento focal o adulticida de los locales y las viviendas”. “Esta acción constituye la más importante en la campaña, porque permite destruir los  criaderos  del insecto”.

P: ¿Logran los jóvenes resultados efectivos en las manzanas con alta focalidad?

GMS “Con la destrucción del foco y del larvario, disminuye el índice de infestación que en la actualidad se mantiene estable en las zonas reiterativas,  gracias al quehacer cotidiano y compromiso de los soldados del (EJT), en alcanzar resultados favorables en la lucha antivectorial.

P: ¿Los nueve policlínicos de esta demarcación tienen la misma situación?

GMS “Sí correcto, las nueve zonas  tienen estabilidad epidemiológica aceptable y el municipio en sentido general”.

“Es cierto que la labor de ellos es decisiva, pero el control de los salubristas es indispensable, acompañarlos en cada momento, conversar con los pobladores de la necesidad de atender a los muchachos, que les permitan hacer su trabajo e inspeccionar las viviendas”. “Las indisciplinas sociales dificultan la actividad de revisión e intervención en los hogares, centros laborales y otros espacios”.

Efectuar cada siete días el autofocal familiar, revisar los tanques  bajos y con agua estancada, limpiar azoteas y alrededores de las casas,  forman parte de la higiene infibula y colectiva del barrio.

Reconocimiento especial  a los más de 50 jóvenes y una ventana de jefes de brigadas de la fuerza juvenil del trabajo, quienes realizan acciones de vigilancia e  higienización en el municipio playa, con vistas a obtener  mejores resultados en la campaña antivectorial.

En La Habana incrementan acciones de control por vectores

aedes aegypti

Por Elizabeth Martínez Izquierdo

El Sistema de Salud cubano  ratifica la necesidad de intensificar la lucha antivectorial, que se desarrolla en la capital.

En tal sentido  se hace imprescindible que en las  viviendas  y centros  laborales de los territorios habaneros  se garanticen las acciones necesarias para eliminar los posibles criaderos de los insectos Aedes Aegypti y  albopictus, ambos  perjudiciales  para la salud de la población.

Las enfermedades más frecuentes que potencialmente pueden ser transmitidas por Aedes Aegypti y  albopictus,  están relacionadas con el Dengue, la fiebre amarilla, la encefalitis equina del este y la de California, a las que se agregan otras fiebres víricas transferidas por artrópodos.

El Chikungunya es un virus que se transmite al hombre por la picadura de los mosquitos  Aegypti y  albopictus infestados (ambos presentes en el país).

Los síntomas del padecimiento aparecen después de un periodo de incubación de forma abrupta.  Fiebre alta, dolores   de cabeza, musculares y articulaciones con  ligeras inflamaciones a ese nivel  y erupción en la piel. Durante la fase crónica de la afección se incluye la  fatiga y depresión

La mayoría de los pacientes se recuperan totalmente, pero en algunos casos persiste el daño en las articulaciones, de manera crónica.

Las complicaciones serias no son frecuentes, en el caso de los adultos mayores, niños y mujeres embarazadas, pero hay que tener presente las indicaciones del médico así como el tratamiento, el cual se concentra en aliviar los síntomas.

Las acciones por parte de la población para el control de ambos insectos, debe ser sistemática sobre todo,  el autofocal familiar  para eliminar posibles focos del vector y garantizar salud para todo.

En la capital cubana, indisciplinas sociales afectan el control de Aedes

un trabajador de campaña antivectorial , pidiendo permiso para entrar a fumigar.

Por Elizabeth Martínez Izquierdo

Percepción de riesgo, autofocal familiar, son prácticas que se leen o escuchan a diario en los diferentes órganos de prensa escrita y radial de la urbe citadina.

Sin embargo algunos residentes de los municipios habaneros,  hacen oídos sordos a estas recomendaciones, que sin dudas, contribuyen al control del Aedes Aegypti.                                                                                   

Este vector, es un insecto  capaz  de transmitir los virus del Dengue, Chikungunya, cepa de un virus  y Fiebre Amarilla. El ciclo de vida del insecto  y  la cadena de transmisión de la enfermedad está estrechamente relacionado con la dinámica ambiental de los ecosistemas donde habitan y se proliferan.

 El rol de las personas en las comunidades es un componente esencial para la prevención. Este incluyen acciones de protección individual como la utilización de mallas protectoras en puertas, ventanas y aleros, el tapado de los recipientes en los que se almacena agua, la eliminación de charcos, drenajes y recipientes inservibles, así como acciones colectivas en  cuadras y barrios relacionadas con la eliminación de posibles criaderos en los  patios, jardines y parques, en los cuales se acumula el agua y la basura.

Cuántas veces hemos escuchado estas recomendaciones en los órganos de prensa, por las  brigadistas sanitaras  de la Federación de Mujeres Cubanas(FMC), por los   dirigentes  de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), médicos y enfermeras de la atención primaria de salud, imposible hacer un conteo con cifras verdaderas.

Lo ciento es que la participación del pueblo capitalino es imprescindible para el  control del ventor y evitar la trasmisión de la enfermedad.

Algo radical tiene que hacer la población, llevamos años desafiando al Aedes y  se logra por un tiempo bajar los índices de infestación, pero suben tan rápido como la espuma del mar, a consecuencias de las indisciplinas sociales y el poco interés que muestran un porciento reducido de capitalinos  para realizar actividades de higiene ambiental.

Son cuantiosos los recursos que el estado cubano dedica a la campaña antivectorial, en la compra de recursos materiales y otros insumos necesarios.

 Los campañistas se capacitan para desarrollar acciones de promoción y educación para la salud, pero también  algunos de ellos desarrollan  una labor  deficiente, que atentan contra el control del insecto.                                                          índice  IMAGEN  DOS                  

El lema que acompaña las actividades por el día mundial de la salud refiere,  pequeñas picaduras grandes amenazas y  usted capitalino, no siente aún, la amenaza del vector.